Return to site

38.- La vida sigue igual

Crees que con todo lo que sabes sobre tecnología, sobre tu móvil, sobre Internet, tienes todo controlado, y de repente ves que lo que tienes son los mismos descuidos que tenían tus mayores hace 30 años. Lee, que a lo mejor este mes te llevas una sorpresita con el móvil.

Recuerdo que en mi casa no hubo teléfono hasta mediados de los 80. Y recuerdo que debía ser carisísisismo... recuerdo también alguna que otra torta que me llevé por abusar de su uso: como éramos una sociedad prácticamente emergente (no quiero entrar en consideraciones socio-políticas, Yoda me libre) pues resulta que ni las compañías telefónicas ni nosotros sabíamos como usar correctamente el invento, y claro, hasta que se les fue ocurriendo que se podían establecer restricciones contra, por ejemplo, conferencias, o números concretos, u horarios o.... pues eso, que en todas las casas de este bendito país ha habido algún momento en el que ha llegado un cargo inesperado, la posterior bronca y la tácita reconducción del asunto.

 Hoy en cambio, que creemos tener la sensación de tener todo controlado, estamos igual de desprotegidos que antes. Dejamos a nuestros peques nuestros móviles, para que jueguen y no nos den la caparrada, o incluso les ponemos un móvil, sabiendo que es prácticamente sólo para juegos, y no somos conscientes del peligro que esto lleva, porque, detallemos:

  • no sólo hay aplicaciones gratuitas, también las hay de pago (esto, lo pone)
  • aunque la descarga de una aplicación sea gratuita, puede tener "compras integradas" (esto también lo pone)
  • aunque la descarga de una aplicación sea gratuita, puede ofrecer (ay ay ay) "suscripciones" y ojo, que aunque esto también lo pone, aquí es donde es sencillo que el niño/a pique. Y vaya si pica.
PORQUE RESULTA que desde hace unas semanas, al auto-actualizarse la aplicación "Play Store" o "Google Play" (disculpe el lector que me esté centrando en el entorno Android, supone el 82% de la población mundial de móviles, entiéndaseme) ahora APARECE UN MÉTODO MÁS DE PAGO, que antes no aparecía, y para el que el usuario no tiene que hacer nada más que pulsar... y listo. Observa el pantallazo:

Es decir, que el jueguito de turno te va a proponer un pago o una suscripción, y tienes varias posibilidades:

  • Si en algún momento le dijiste a tu teléfono tus datos de Paypal, la primera en la frente. Basta con que el niño pulse y, como diría Joaquín Prat.... ¡¡a jugaaaarrr!
  • Pero lo más fácil, lo que no puedes evitar si no es hablando con la operadora (en mi caso, Vodafone) es que el niño pulse en "Usar facturación de Vodafone" (o de la que tengas tú, vaya). 
Sí, sí, puedes comprobar esto entrando en "Google Play" - "Cuenta" - "Formas de pago".
También es verdad que puedes configurar tu teléfono en "Google Play" - "Ajustes" indicándole que quieres control parental,o autenticación de huella digital, o pedir autenticación en dos pasos para realizar compras.... pero en la práctica, cuando estés tomando la copita mientras el niño está con tu móvil, te va a suponer un rollo.
¿Solución? Además de explicar al niño/a de qué va esto, llama a tu operadora para que te bloquee los servicios Premium y de pago a terceros. En "Atención al cliente". En mi caso, han tardado 3 minutos y oye, duerme uno más tranquilo... como decía Paco Martínez Soria: con una pata en Italia y la otra en Francia.

Gracias por su atención. Ya pueden continuar con lo que estaban haciendo.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly