Return to site

73.- Durmiendo con su enemigo

Dice la estadística que si naciste antes de 1984 es 96% seguro que hiciste "la comu", y que si naciste después... 50% de probabilidades y bajando, hasta estancarse en un 33%. Dice también la estadística que el regalo estrella de tu comu fue o un reloj, o una bici, o una supermuñeca o un bonito álbum recordatorio. Pero eso ya no es así. A los que hagan la comu hoy les va a caer un regalo envenenado

Ya llegó el verano, ya llegó la fruta, y el que no esté atento es un .... bueno, no sigo porque en realidad lo que ha llegado es ¡¡la época de las comuniones!! oeoeoeoeoe.... y como todo evento social, evoluciona y se adapta y claro... pasa lo que tiene que pasar.

Observa esta imagen. Es un extracto de los ranciofacts de Pedro Vera, unas viñetas donde podemos reirnos de nosostros mismos en tanto en cuanto somos animales de costumbres y repetimos lo mismo a través de los tiempos y evolucionamos lo justito... hubo una publicación en la que sacaba chispas a todo lo folclórico que rodea a algo tan serio como tomar la primera comunión, y lo cierto es que no le faltaba razón, mira:

Esto es de hace dos o tres años. Y ya se ha quedado antiguo. Nadie regalará ya ni tablets ni ipads ("la tablet barata", jajaja). Ahora el regalo estrella será... ¡¡un robot!! Atento a la publicidad que me ha llegado al email:

Me parto, me parto porque es de lo más surrealista.... "robotica educativa"... "educativa"... "deja que descubra de lo que es capaz"..... bueno, no me voy a meter con los que escriben estas cosas, que no es el objeto de este artículo.

Me quedaré con el hecho de que si supiéramos que un robot es lo que va a quitarnos el trabajo el día de mañana, igual no lo regalaríamos como juguete o como mascota. Si supiéramos que un robot es un juguete, pero lo que realmente hay que hacer es saber programar para entender su lógica, igual no regalaríamos algo tangible, sino un curso de programación, por ejemplo... de hecho... ¿tiene sentido regalar cosas materiales, cuando hoy en día todos tenemos ya lo que queremos? ¿no sería más lógico regalar experiencias... y en este caso... acceso al conocimiento? Regalar un robot, en sí mismo... no sirve para nada más que para jugar como si fuera otro juguete más.

En fin, como soy un humano, es sábado y hace un día fantástico, me voy a pasear con mi mujer y mis hijos ahora mismo, así que este artículo termina aquí, y no será tan profundo como otros.

 

Esto de disfrutar de la playa o el sol, por cierto, es algo que un robot nunca podrá apreciar. Créeme, yo sí.

Gracias por su atención. Ya pueden continuar con lo que estaban haciendo.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly