Return to site

72.- Enfoca Daniel san... enfoca

¿Te acuerdas cuando el señor Miyagi le enseñaba a Daniel san a concentrarse? En Karate Kid 1 era para atrapar una mosca con palillos (hay que ser friki) y en Karate Kid 2 era para partir unos hielos (hay que ser raro, donde esté el formato "cubitos"...) en cualquier caso, hoy lo tendría prácticamente imposible. La tecnología está propiciando que el cerebro de nuestros hijos o alumnos (y el propio también) vayan tendiendo a la dispersión de forma normalizada.

Para saber de algo basta con estudiarlo y analizarlo, seguro, pero para dominar algo hasta el punto de poder opinar sobre ello e incluso buscarle fallos y posibilidades de mejora es necesario vivirlo en primera persona... y lo sabes. Una cosa es la teoria y otra es la realidad. Y si no, acuérdate cuando habías aprobado el examen teórico del carnet de conducir, que sabías todo lo que se podía hacer y lo que no en la carretera, y el momento inmediatamente posterior, cuando te pusiste al volante por primera vez y saliste al asfalto ¿verdad? Por eso me gusta jugar a que soy un alumno cuando tengo que evaluar herramientas para alumnos (bueno, reconozco que esto lo estoy haciendo hoy concretamente por ser padre de alumnos, no ha sido una tarea de esta semana, gg)

Estas fechas son siempre momento de elegir materiales escolares para el próximo curso, y en lo digital, a los que trabajamos en este frente, siempre se nos pide opinión sobre lo puramente técnico: ancho de banda necesario, disponibilidad de acceso dentro y fuera del aula, monitorización, compatibilidad entre el lenguaje en el que está desarrollado el libro digital y lo que se usa en el cole (dispositivo, sistema operativo...) y un sinfín de cosas aburridas más, que obviaré aquí.

En alguna ocasión, nos aventuramos a opinar sobre temas menos técnicos, porque también tenemos un puntito de humanos, de ciudadanos incluso, en mi caso hasta de progenitor y oye, por qué negarlo, preocupado por la herramienta con la que se pueden encontrar mis hijos en su cole. En los 80 y los 90, cuando uno era estudiante, la herramienta era "libro de papel" y poco más: "cuaderno de papel", "lápicero", "bolígrafo"... ah, y "pizarra verde"... y poco más. La verdad, era todo tan simple que no daba lugar al despiste (también ayudaba a esto la metodología "Mike Tyson" de la época: si te movías un poco más de la cuenta, el profe te podía soltar un crochet de derecha con la mano abierta, al mentón de padre y muy señor mío...) ah, qué tiempos aquellos, en los que se forjaban auténticos encajadores y/o expertos en las esquivas (sabaki).... ciertamente, ahora en las escuelas de karate tenemos que hacer mayor esfuerzo en esta línea, los críos no están acostumbrados a este modus... ni vivendi, ni operandi, ni educandi....jajajaja.... (es brooooooma, que nadie se escandalice)

Volviendo al tema de analizar libros digitales y herramientas digitales, te voy a pedir que observes la siguiente imagen:

Es una foto sacada a mi tele, en un canal al azar a una hora normal (más o menos a media tarde) en el que había un programa normal y corriente... se supone que en la pantalla debería haber UN CONTENIDO, UNA INFORMACIÓN, UN DATO, algo en lo que focalizar nuestra atención ¿no? es decir, el que ha puesto La Sexta en ese momento y quiere saber sobre lo que está hablando el pollo de la pantalla debería ver únicamente eso ¿no es así?

Pues no (y aquí es donde quiero llegar): si recorremos la imagen de izquierda a derecha y de arriba a abajo, tenemos hasta 9 PUNTOS DE INFORMACIÓN, alrededor de la imagen, y luego ya, si eso.... pues te fijas en el centro de la imagen y a lo mejor hasta le haces casito. INCREÍBLE PERO CIERTO.

En esta imagen tenemos resumido lo que pasa en muchísimos de los libros digitales que utilizamos con nuestro alumnado:

  • arriba a la izquierda, nos informa de que algo va a ocurrir a continuación, es decir, ahora está pasando esto, peeeeeero a continuación hay otra cosa ¡¡estate atento, nen!!
  • inmediatamente después, entra a detallar sobre lo que se hablará a continuación, un roll over que se mueve y en este caso nos anuncia dos temas que no tienen nada que ver: que si no se qué de presos políticos (prefiero no saber) y no se qué de aeropuertos... ¡¡estate atento, nen!!
  • por cierto, cómo no, un reloj que no falte, hay que saber qué hora es en cada momento... ¡¡estate atento, nen!!
  • ya a la derecha, arriba, una subpantalla, toma ya. No una imagen fija, sino un PIP (picture in picture) para que no te vayas del canal haciendo zapping, no te pierdas nada que lo tienes todo aquí... ¡¡estate atento, nen!!
  • bajando por el lateral, información de texto, con diferentes formatos para enfatizar más el título que el texto, por ejemplo, y entiendo que además información sobre la imagen de arriba, o no, o qué más da... ¡¡estate atento, nen!!
  • abajo a la derecha, no podía faltar, claro... la info super necesaria de la cadena... para que no te olvides de en qué canal estás... también pone que se está emitiendo en alta calidad (bueno, en HD, que no es 4K... ya les vale) y que es un contenido para mayores de 7 años... claro, no vaya a ser que condicionen la intención de voto (porque en este caso es política) a un niño de 6... si tienes un niño de 6 años por casa y la tele puesta en este canal en este momento, por favor, apaga la tele o apaga el niño... ¡¡y estate atento nen!!
  • en la franja inferior, como está claro que con tanto estímulo visual no te da para escuchar al tipo que está hablando, un becario va tecleando lo que considera más relevante de lo que se va diciendo (claro, además de nuestra escasa capacidad de concentración somos tontos y nos hacen un resumen, qué guay).... por si acaso ¡¡estate atento, nen!!
  • en la parte inferior izquierda, tampoco es posible prescindir el nombre del programa, que además no es estático, sino que va cambiándose logo-texto, texto-logo... para dar agilidad a la pantalla, que claro, estaba tan sosa, tan desvalida.... tú fíjate bien eh? ¡¡estate atento, nen!!
  • Y ya por último, llegamos a lo que realmente importa: al centro de la imagen.... a lo más grande... (ojo, no estoy emulando a la difunta Rocío Jurado) me refiero que es lo maś grande en la pantalla, pero que para cuando llegamos a eso, nuestro cerebro está agotado, hiperestimulado por componentes gráficos móviles y ágiles en otras zonas de nuestro campo de visión, así que.... ¿qué hace ese tío ahí? Menos mal que por lo menos, han puesto su nombre y su cargo debajo, que si no.... ¡¡estáte atento nen!!

Bueno, pues esto que pasa en nuestra tele es lo que a veces estamos poniendo delante de las narices de nuestros alumnos: en sus lecciones (unidades didácticas, uds. perdonen) en sus fichas digitales, en el propio uso mal tutelado de su dispositivo.... Porque esto mismo es lo que pasa en nuestras vidas: queremos utilizar el móvil para un fin (ej: voy a llamar a nosequién) pero tenemos tan a mano consultar nosequé (notificación de tal, estado de tal, el tiempo en mi pueblo porque voy a ir este finde) que nos despistamos. Y no te digo nada conduciendo... o peor, en una reunión de trabajo, o una jamada con la cuadrilla.... LA-MEN-TA-BLE.

Así que.... me temo que el Señor Miyagi lo tendría bastante bastante difícil para enseñarle a Daniel san a concentrarse... a concentrar toda su energía en un punto y partir unos hielos... se despistaría mirando no se qué estímulo visual de enfrente o... yo que sé.... Se despistaría con la mosca que pasaba, que era de la peli anterior, y claro, ni mosca ni hielos.... jajajaja

Cierto es que (por equilibrar el discurso) hace unos años, científicos de la NASA estaban construyendo el panel de control de una futura nave, y se les ocurrió que nadie mejor para probarlo en sus fases finales los que aún eran estudiantes que tuvieran enfocada ya su carrera en la dirección aeroespacial... así que cuando les dejaron enredar con su juguete lo que recibieron como respuesta fue, literalmente "vale tíos, esto está bien, puede molar, pero es un poco simplón: tengo que controlar N variables simultáneamente y en el último juego que me he comprado para mi play station tengo Nx3 variables en la misma pantalla. Y por cierto, a ver si me puedes conseguir la próxima actualización gratis como pago por estos servicios de beta-testing" (Es decir, que además de todo lo que estamos hablando aquí, sumémosle esa impaciencia por tener lo siguiente... quien sabe con qué nivel de dominio de lo actual... esto, para otro artículo).

Quiero expresar con esto que probablemente sea una maravilla poder condensar muchísima información en un espacio reducido, y que si tu su cerebro te permite administrar toda esa información, genial. Pero si no, para el común de los mortales, me temo que estamos facilitando un entorno de excesiva información concurrente, y que hace que nos quedemos con el 15% de lo que recibimos, y lo que es peor, el 1% de lo que queríamos o deberíamos recibir. Y ojo, este artículo no pretende tocar temas como el TDAH ni nada de eso, que no tengo ni idea de este tema... bueno, alguna vez he visto y leído algo sobre ello, pero había más cositas pululando cerca y no lo pillé del todo, ggg

Si eres padre, para la reflexión. Si eres docente, para la reflexión. Si además eres persona, también para la reflexión.

Gracias por su atención. Ya pueden continuar con lo que estaban haciendo.

Nota: es habitual que los artículos de este blog tengan apenas una o dos fotos. Es precisamente por esto. Dicho quede.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly