Return to site

66.- Heroína

Sé que es muy muy difícil que te pares a ver un vídeo de 18 minutos, quietito/a y atento/a. Sé que es difícil porque ya no somos capaces de estar un minuto sin toquetear el móvil o consultar facebook o enredar en twitter. No eres capaz de esperar al ascensor, o al metro o incluso de caminar por la calle sin mirar tu móvil, más o menos compulsivamente. De eso va el vídeo de este artículo. Mira si te lo pongo fácil que no hace falta que leas el artículo, basta con ver el vídeo. Ahora bien, si quieres leer no seré yo quien te lo impida.

A ver como explico esto... ah, sí, vale, ya. Verás, como este es mi blog y es uno de los pocos espacios donde puedo decir lo que da la gana, voy a darle título a mi artículo de hoy aprovechando que estoy "enganchado" (nunca mejor dicho) a la serie "Fariña". Incluso he leído el libro y hasta he indagado en la wikipedia y en el mismísimo Google buscando información sobre los personajes reales, la historia a través de los periódicos y televisiones de la época, documentales.... brutal.

Insisto, estoy "enganchado". A la serie, sí, pero no sólo a la serie. Yo, pecador, me confieso víctima de la época que me ha tocado vivir y por lo tanto, dominado por la interacción que nos da la tecnología; y me estoy refiriendo concretamente a las omnipresentes redes sociales y al maldito móvil. Así como en mi barrio, en los 80, pude ver de cerca los efectos de la droga, creo que la heroína de nuestros días es otra, y la tenemos entre las manos.

Traigo aquí un vídeo de menos de 20 minutos donde el típico iluminado, desconocido para el gran público pero sumamente brillante (he puesto "pero", tal vez debería haber puesto "y por tanto", gg) explica cómo el efecto que produce esa necesidad de comunicarnos y ser correspondidos a través de las redes sociales libera dopamina en nuestro organismo, y nos hace adictos, y equipara esta adicción a las apuestas, el alcohol.... y como toda adicción, puede acabar por destruir familias o arruinarnos. También habla de la baja autoestima que genera, la inmediatez a la que nos acostumbra esto...

Da miedo oírle. Y da miedo, sobre todo, porque aunque en todo momento habla de los Millennials (los nacidos entre 1984 y 2004) en realidad esto es aplicable también a las generaciones anteriores, a la mía y a la de mis padres. No sé qué edad tienes (prometo por segunda vez en este blog re-configurar mi Analytics) pero probablemente, también tú puedas verte reflejado. Sé humilde, si eres un adicto, reconócelo por lo menos. Y pon los medios ya si eso ¿no? Utilicemos todo con moderación... y tal vez para llegar a ese punto de equilibrio ético, personal y social haya que empezar yéndose al otro extremo, al menos al principio.

Gracias por su atención. Ya pueden continuar con lo que estaban haciendo.

P.D.: gracias, Teodora, por descubrirme a este tipo. Mola.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly