Return to site

60.- La invasión de los ultracuerpos

Ahora que empieza un año nuevo y todos miramos al futuro inmediato ("este año voy a..." "este año a ver si conseguimos que...") es un buen momento para recibir un toque de atención, un tirón de orejas, todos los que somos padres o madres, porque estamos favoreciendo que las generaciones venideras sean bastante más inútiles que nosotros, y esto es justamente lo contrario a lo que debería ser. La tecnología nos permite estar tan encima de ellos que estamos trasmitiéndoles precisamente eso, que nos necesitan para todo y paradójicamente, son incapaces de usar incluso eso, la tecnologia, SU tecnología, la de su tiempo.

Hace algunas semanas una conocida me pidió que le hiciese un favor, que le bajase una película concreta, porque en el cole de su hija habían la habían visto y la niña tenía que hacer un trabajo sobre ella, y claro, para poder ayudarla quería verla ella también. Éste es el hecho objetivo, analicemos los detalles:

  1. La niña en cuestión está en 2º ó 3º de la E.S.O.
  2. Tiene su propio ordenador, su propio smartphone y su propia tablet
  3. Ha ido a clase todos los días, es decir, que ha visto la película "a cachos" como el resto de sus compañeros/as.
  4. Descargar una película es, básicamente, ilegal. O "alegal", si apuramos matizando que no es para distribuirla (algo así como dicen los porretas cuando les coge la policía fumando hierba o chocolate... "es para consumo propio señor agente")
  5. Pedir un favor así un domingo a las 17:00 para tenerlo listo a las 19:00 es... cómo decirlo.... no encuentro el término, no sea que también constituya objeto de falta escribir palabras malsonantes aquí, gg.
Hasta aquí, creo que queda bastante claro que si una niña intelectualmente capaz ("normal", si se me permite la expresión), que utiliza a diario diferentes dispostivos conectados a Internet y que ha recibido la lección en clase presencialmente incluso , aún así necesita reforzar el contenido para hacer un trabajo, lo correcto sería indicarle a ella (como padre o madre) que "se busque la vida" en esa línea ¿no? que busque cómo ver la película online, o incluso que la descargue (haciéndole saber que la piratería es un delito) o que se comunique a través de cualquier sistema online con sus compañeros/as para preguntar dudas...
Pero no, hoy en día asumimos como padres que tenemos que estar tan encima de nuestros hijos en el hermooooso ámbito de los deberes, que sentimos la necesidad de aprehender también nosotros el contenido. No recuerdo a mis padres estudiando conmigo, la verdad. Tengo 41 años. Esta madre, estaba desesperada, tenía que ver ella la película, si no, la niña no sería capaz de hacer el trabajo. Como diría Jesulín, en dos palabras: im-prezionante.
He vivido este año una reunión de familias de 1º curso de E.S.O. en la que demandaban que les diéramos formación en el uso del libro digital de matemáticas de sus hijos, porque si no, no podrían ayudarles. Y digo yo... ¿no sería mejor que demandasen mayor competencia digital en sus hijos, mayor autonomía, para que se puedan centrar los niños en cada momento en cada asignatura?

Está ocurriendo que pensamos que los niños son maś capaces digitalmente que nosotros porque son nativos digitales (gran error) y paralalemente, somos incapaces de soltarles de nuestra mano, no me refiero a la calle, me refiero a lo digital. Parece que lo único que nos preocupe sea los elementos de control que podemos desplegar tecnológicamente para seguir teniéndolos controlados, para que sigan siendo más dependientes de nosotros... si nos descuidamos, estaremos provocando una futura generación de inútiles.

En este caso, supongo que esta niña será incapaz de poner su Netflix, HBO o Amazon Prime Video y buscar la peli, o incluso de descargarla con Bittorrent o cualquier otro sistema. Supongo que será capaz de darle "me gusta" a las fotos de nosequién en Instagram, pero no tendrá las destrezas suficientes para pedir soporte por email. ¿Para qué, si siempre estarán mamá y papá para ayudar?

Es la invasión de los ultracuerpos.... y los ultracuerpos somos nosotros, los padres (bueno, yo procuro no serlo) pero en cualquier caso, somos los que pecamos de intrusismo generacional, los que seguimos estando con nuestros hijos adolescentes como si fueran bebés. No sabemos dar el paso a un lado, seguimos estando tan cerca que estamos delante. Ni siquiera fue la niña quien me pidió el favor. Fue la madre. Para reflexionar ¿no te parece?

Gracias por su atención. Ya pueden continuar con lo que estaban haciendo.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly