Return to site

58.- Deprisa deprisa

Otro año más que termina pronto... y tú sin vestir. Venga, que ya estás tardando en hacer esto, y aquello, y lo otro... y luego ya si eso te tomas dos vinos con tu cuadrilla antes de la cena de Nochebuena... pero sólo "ya si eso" porque primero hay que hacer diez o doce micro-tareas que nos hemos impuesto como tontos... tareas que si analizamos son absurdas, pero sin las que pensamos que no podemos vivir. Y todo a mil por hora. Ojo esas prisas no acaben con tu vida. Nuestra forma de vida nos apunta con una "pipa", como en la escena de la peli.

Si echamos la vista atrás, a nuestra historia más reciente como sociedad, vemos que hemos ido avanzando de un modo no-lineal, más bien a trompicones. En concreto, he querido ilustrar este artículo con una de las míticas imágenes de la película estrella de Carlos Saura, referente del cine kinki de finales de los 70 y principios de los 80, y por supuesto con su título, ya que en aquel momento ocurrió en nuestra sociedad que las libertades políticas recién estrenadas provocasen un desajuste en la adaptación a los nuevos usos de la propia vida. En muchos casos fue para bien, en otros para mal.

Hay un aspecto en el que ese espíritu del "deprisa deprisa" se está repitiendo en nuestros días. Y es gracias (o por culpa de) la tecnología. Y me quiero centrar ahora en el comercio electrónico. No sólo tenemos más necesidad de consumir productos "how many" (lo que podemos tocar... miro mi casa y cada vez hay más cosas, qué aburrimiento) sino que todo lo necesitamos para ayer, y somos ciertamente responsables de que los transportistas que trabajan para plataformas como Amazon, Ebay, Aliexpress u otras vayan a tres mil por hora por nuestras urbes, porque queremos el producto ya, aquí y ahora... vaya, que desde que le damos al botón de "finalizar compra" ya tenemos la sensación de que la entrega esté tardando.

Pasa no sólo en las compras. Observa estas navidades, por cierto, la saga de Star Wars. Si echas la vista atras, verás que las tres primeras pelis se hicieron en los años 1977, 1980 y 1983 (es decir, 3 años entre cada una de ellas) y las siguientes tres pelis en los años 1999, 2002 y 2005 (esto es, otros 3 años entre cada una) y en cambio, en esta última tacada, tenemos que en 2015 se ha hecho una peli, en 2016 se ha hecho otra (aunque no sea de la saga cronológicamente, me refiero a Rogue One) y ahora en 2017 han hecho la penúltima... y me atrevo a pensar que para el año que viene, o para 2019 como mucho tendremos ya la siguiente ¿tú también lo ves?

La tecnología hace que todo se haga más rápido, todo lo hacemos en menos tiempo, y en lugar de disponer de ese tiempo extra para VIVIR lo estamos utilizando para seguir haciendo más cosas. En el camino en el que vamos al trabajo, bien sea andando o en transporte público, utilizamos el móvil para hacer esto, esto y lo otro, pequeñas microtareas... ya nadie se mira en el metro, nadie charla en la puerta del gimnasio esperando a que lo abran.... ahora vemos a 4 ó 5 chavales haciendo tiempo haciendo nosequé, cada uno con su móvil.

Hemos traído a nuestra vida personal el mismo camino que podemos ver, por ejemplo, en los empleados de una sucursal bancaria. Hoy hacen menos cosas con los humanos, pero más tareas con ordenadores y software.

Estamos acostumbrándonos a medir todo en términos de eficiencia, en el "just in time" en el de poder hacer infinidad de cosas en poquísimo tiempo, y la consecuencia (tontos que estamos siendo) es que no estamos aprovechando el tiempo que ganamos. Lo seguimos empleando en cosas absurdas, por ejemplo, leer las noticias curiosas de un tipo de Singapur, o en darle Me gusta a una Instagramer-Influencer o cosas así.

Quien nos comprenda que nos compre. Aunque no sepa muy bien para qué, y nos convirtamos en "cosas" en su casa, garaje o trastero.

Gracias por su atención. Ya pueden continuar con lo que estaban haciendo.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly