Return to site

57.- Navidad, rancia navidad

"En estas fechas tan señaladas"... "llenas de paz, amor y felicidad"... ¡¡Hace falta ser rancio y tooooorpe para dedicar esfuerzos (recursos humanos, económicos, tiempo, etc...) a un proceso que pretende ser PERSONAL y es sabido que es lo más IMPERSONAL de todo el año. Ojo, me encanta la navidad y desear felicidad a quien conozco, pero...

Un año más por estas fechas los motores anti-spam de los servidores de correo electrónico que administro echan humo. Parece mentira, pero hay aspectos de la vida en los que no hemos evolucionado prácticamente nada. Me refiero a las felicitaciones navideñas. Hubo un momento en el que pensé que nos iba a entrar la cordura, fue en los primeros años de este siglo XXI... pero qué va... en lo profesional, seguimos pecando de rancio de toda rancitud.

Es bonito desearle a alguien con quien has convivido personal o profesionalmente unas felices fiestas y un próspero año nuevo. Está claro. Ahora bien, me desespera recibir desde hace 1 semana y durante las 2 próximas una media de 10 ó 12 mails diarios con mensajes "blancos", standard, que parecen redactados por una suerte de adolescentes inmaculados, querubínes por más señas, vestidos de blanco, de los que se duermen según posan la cabeza en la almohada, carentes de problemas, presos de una edad inocente en una sociedad dulcificada...

Me desespera recibir mensajes con textos impersonales donde gobiernan las palabras "paz", "felicidad", "solidaridad"... y expresiones como "mejores deseos", "confianza en nuestro equipo", "grandes éxitos profesionales colaborando".... ¡¡uahalaaaaaaaa! jajajaja.... son mensajes entre cliente-proveedor, cuya relación ha de ser profesional, rentable para ambos, eficiente... y se pretende mostrar un grado de humanidad "porque toca", porque es navidad... Ocurre además que estos mensajes no son personalizados, qué va... la propia agencia de marketing o directamente la imprenta que hace tarjetas y calendarios tiene un bonito menú en el que uno elige... algo así como esas fórmulas fraseológicas que utilizan los políticos para hablar durante horas sin decir nada.

Me recuerda un poco a las respuestas de las misses cuando les preguntan en los concursos: todas hablan de anhelos excelsos (la paz mundial) de que admiran a líderes humanistas (Gandhi, Mandela...) todo es taaaan bonito. Pongo aquí un vídeo para ilustrarlo (aunque es de una peli, no quiero que nadie se ofenda) y paralelamente, te recomiendo que, si quieres echarte unas risas, busques en Youtube "respuestas brutas de misses" por ejemplo (éstas, de verdad). Prepárate. Por cierto, ilustro este artículo con una imagen de Miss Panamá 2009, célebre por su explicación acerca de quién fue Confucio. Simplemente memorable. "Simplemente" jajajaja.

A lo mejor llega un día en el que la IA genera un mensaje diferente para cada cliente, en base a los mails que hemos cruzado con ellos durante el año (habría que verlo, jajaja, igual estaría petado de asteriscos, por aquello de omitir las palabrotas, jajajaja) pero hasta entonces... señor/señora rancia que continúa con esta costumbre: no aburra, no sirve para nada. Los receptores los mandan a la carpeta de spam directamente, se lo digo yo, que estoy en las tripas de estos sistemas.

Entorno al 2001, 2002... cuando el SMS tuvo un estallido de uso, hubo un par de navidades en los que se puso de moda enviarse (reenviarse más bien, que la peña es muy poco original) mensajes divertidos deseando de las formas más variopintas el fin de año. El primer análisis consideró que todos queremos ser super originales (cuando en realidad, somos todos ciudadano-medio en esto) el segundo análisis fue que las operadoras se forraron a cuenta de los SMS (de hecho, en años posteriores dedicaban gente a generar este tipo de mensajes y a moverlos... hasta que llegó Whatsapp y se les acabó el chollo) y el tercer análisis fue que esto duró 2 años y ya el tercero decreció... y yo pensé que también se extendería al ámbito profesional, pero... qué va.

Yo deseo felicidad y buen rollo a todo aquel con el que coincido en el trabajo, sin excepción, y no me hace falta un mensaje pre-fijado ni una fecha pre-establecida. De hecho, me enoja bastante ver que, personas que hacen esto, son lobos con piel de cordero. Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

Feliz navidad, pues. Escrito quede. Si has coincidido conmigo este año bien sea a nivel profesional como a nivel personal ya te habrás dado cuenta de que si te va bien, a mí me gusta. Y eso es todo, así de sencillo.

Gracias por su atención. Ya pueden continuar con lo que estaban haciendo.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly