Return to site

52.- La falla de San Andrés

Es lógico que exista una brecha digital. Lo que no es de recibo es que sea cada vez más ancha y profunda.

Es una cuestión de cabezonería, soberbia y comodidad, para los de un extremo... y de falta de tacto y estrategia para los del otro, de torpeza ¿Cómo vamos a entender lo que supone la informática en nuestras vidas (en Educación, Sanidad, Administración.... en cualquier sector profesional de nuestra sociedad) si no entendemos que del átomo pasamos a la mòlecula, de la molécula a la célula, de la célula al organismo, después al mamífero y después al ser humano?

El siguiente paso será trascender lo biológico y abordar lo digital. Ya lo ha dicho Elon Musk, al que conviene escuchar. Es la era de la biotecnología... en nosotros mismos.

Reconozco que este artículo podría llamarse también "el día de la marmota", porque la percepción de que el mundo no avanza, o de que avanza como un fantasma con cadenas y bola de acero, es la misma cada vez que uno sale de su zona habitual de trabajo. Y esto es algo que se repite en muchos festivos y fiestas de guardar.

Siempre se dice que en el continente africano están pasando de la edad media a la época contemporánea sin haber tocado siquiera de puntillas las fases que se han dado en Europa (o mejor dicho, en el hemisferio norte) pero con un smartphone en la mano y con Internet llamando a las puertas de sus casas de adobe y barro. Sin embargo, no es necesario ir tan lejos. A menos de dos horas de casa, tenemos realidades que aún repudian la tecnología como algo estructural de nuestra sociedad.

¿Cómo vas a explicar a nadie que acabas de comprar algo desde un teléfono móvil, y que lo has pagado por Paypal, si ni siquiera se fía de pagar el peaje de la autopista con tarjeta? ¿Cómo pretendemos que un profesor eduque a sus alumnos en un uso conceptual y procedimental de la tecnología informática, si tiene en casa una conexión a Internet de pre-pago? ¿Cómo va a migrar una administración pública a la nube sus herramientas y procesos, si la cultura en la calle, en las familias, es de "how many" y no de "how much"?

(ojo, siempre uso esta expresión para aclarar que hay un modelo de usuario que sólo valora lo que puede tocar... es el usuario que si no imprime el documento, no está tranquilo. Generalmente además explica que le gusta tener todo "aquí" y hace el gesto de "aquí" como cuadrando folios a lo ancho y a lo largo... con una sonrisa de satisfacción y soberbia y supremacía de tranquilidad diciéndose a sí mismo "yo sí que sé, y ya verás el día que tengas un problema, lo que me voy a reír....") en fin....

No quiero circunscribir este concepto a un localismo: no se trata de que esto ocurra en la España profunda, o en el entorno rural, o en una familia concreta, no.... Podría escribir sobre alguien a quien admiro y aprecio, un agricultor ya jubilado, que ha conocido la vida rural más fácil de imaginar por cualquier urbanita, un señor (con todas las letras) a quien no le gusta la informática, y para su vida le sobra, pero que reflexiona en voz alta con inteligencia y astucia campesina, recordando que su padre tiraba del arado con un mulo y dos hijos... hasta que apareció en la escena un tractor, y ya su padre tiraba del arado conduciendo... y sus hijos tuvieron que emplearse (previa formación, claro)... uno en banca, financiando créditos a quien quisiera un tractor, y otro de mecánico.

He aquí un puente en la brecha digital. Es algo actitudinal. Procedimentalmente está a años luz de manejar cualquier dispositivo como un millenial, claro, pero conceptualmente tiene la mente más abierta que muchos de los que nos encontramos día a día en nuestros entornos de trabajo (compañeros, jefes, clientes, proveedores). Y no digamos ya, la diferencia de enfoque con muchos de sus coetáneos y contemporáneos, que lógicamente, sueltan perlas tales como que el periódico se ha de leer en papel. En una ocasión le oí decir que sí, que el periódico sí, pero las noticias no: que una cosa es leer el periódico y otra las noticias, y que cuando lees el periódico en papel el domingo por la mañana, en realidad estás leyendo las noticias del día anterior. Le miraron como las vacas al tren.

En cualquier caso, intuyo que estas actitudes contrarias a aceptar la propia evolución de las cosas, de los procesos, de la vida en sociedad y de la vida de cada uno, se maman mucho en las casas, en las familias, y también en los entornos sociorelacionales donde uno se siente cómodo: los hombres que juegan la partida y se comen el mundo en la tasca del pueblo, por ejemplo.

Ójala hubiese más personas como este viejo agricultor, con la suficiente altura de miras para afrontar que la tierra de la que saca el fruto gira cada día, y cambia, todo cambia. Y nosotros no somos más que meros usuarios. Si acaso los admins son personas como él, que consiguen generar y extraer el alimento... porque como dice a veces.... "todo esto de la informática está muy bien, pero como no ayude a que haya para comer todos... nos vamos al garete".

 

Gracias por su atención. Ya pueden continuar con lo que estaban haciendo.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly