Return to site

28.- ¡¡Hay una bomba en tu avión!! (y no es broma)

Menudo país de pandereta

El mes pasado trabajé tres días en Madrid. Sí, uno que es de un pueblo grande (Bilbao), "de provincias", fue a "la capital" y oye... como en aquella peli, "reality bites"... bocaditos de realidad... te das cuenta de que hay cosas que están normalizadas allí y que aún no tenemos aquí, y te entra un sentimiento pseudo-paletoide... Verás, suelo ir cada 5 semanas a trabajar unos días, a una zona "bien" de Madrid, Arturo Soria... y:

  • ya me resulta normal ver un par de coches de emov aparcados en alguna calle perpendicular a la enorme Arturo Soria. Como ya sabrás, emov es un servicio para disponer de un vehículo eléctrico en régimen de pay per use, esto es: necesito disponer de un coche, pago por minutos u horas, lo uso y lo dejo. Es eléctrico y lo abro y lo arranco prácticamente desde mi teléfono móvil. Cierto es que en Sopelana (donde vivo) tenemos el servicio "Ukanauto", similar, para varios municipios de Uribe kosta... pero es una excepción, y en cambio en Madrid se está normalizando.
  • Tuve que desplazarme desde mi ubicación a otra zona de Madrid, y después de esa zona al aeropuerto. ¿Cómo me lo monté? Pues entré en Google Maps, para consultar el tiempo que tardaría en transporte público, y usé también el nuevo icono que aparece en Google Maps, el del hombrecito levantando la mano... y efectivamente, ví que un taxi valia X y un Uber o un Cabify valía (X/2). Así que utilicé Uber. Impecable. 
Nota: es el momento de posicionarse en este tema. Me parece absurdo cuestionar Uber. Hace muchos años que han existido los servicios de chófer privado, de coche con conductor, que sólo estaban al alcance de unos pocos. Ahora la tecnología y su enfoque de negocio y la miseria de sueldos por los que la gente tiene que trabajar ponen este servicio al alcance de cualquier ciudadano, por ejemplo tú o yo. Y mientras tanto, los taxistas aterrados porque estaban acostumbrados a un sector en el que podían cobrar caro, ya que era monopolístico (las patronales del taxi negociaban con los ayuntamientos el número máximo de licencias, cuantas menos mejor, para cobrar más caro, y ellas mismas fijaban los precios del sector, y luego los taxistas especulaban vendido y subrogando estas licencias a precio de oro...) No aburran, señores taxistas. Han caído en su propia trampa.
  • Sigo con mi experiencia en "la ciudá". No utilicé dinero para nada, porque hasta un café lo pude pagar con tarjeta. En una cafetería incluso, pagué a través de Bizum (desde mi móvil, desde la app de mi banco).
  • Tampoco utilicé papel para mis billetes de avión. Hice los checkins on line con mi móvil y tan pichi (nunca mejor dicho, gg)
Y así podría contar unos cuantos detalles más, pero tampoco es plan de aburrir....
 
En fin, que me decía yo... "qué moderneces oyesssss..." "qué avances"... "qué bien"... Pero... ¿sabes qué? Pues que con todo lo que avanza todo... con todo lo que hacemos ya como si esto fuera el futuro, lo más importante sigue desangelado. Me refiero a nuestra seguridad. A la tuya. A la de los tuyos. ¿Y sabes por qué? Pues porque por motivos laborales, me traje en mi maleta un robot educativo, el mbot, muy sencillito, para niños de 8 y 9 añitos, lo puedes ver en la foto que ilustra este artículo. El caso es que al pasarlo por el detector antes de embarcar, la imagen que salía era tal-cual la de una bomba. Mira la foto e imagínatelo: unas placas, unos cables, metal... vamos, que flipó todo el mundo allí. Por supuesto, me obligaron a abrir la maleta y a sacarlo, y me preguntaron sobre él. Lo peor de todo es que me bastó con explicar que era un robot educativo y me dejaron pasar. Así de fácil. Y entonces, fui pensando... y flipé.

Imagina que esto lo hace un chalado de estos que quiere reventar un avión. Puede colar una bomba tranquilamente, meterlo en la caja de un robot educativo, contar la misma milonga (en mi caso era cierto) y ale, ya tienes a un tío sentado junto a ti con una bomba. Te aseguro que el personal que había alli ni siquiera tocó el cacharro. Lo saqué yo, les dí una explicación de menos de un minuto, se lo enseñé por arriba y por abajo y listo. Podría haber sido una bomba tranquilamente.

Da pánico pensarlo. Todo se vuelve moderno, todo se vuelve del futuro, pero aún estamos a merced de cualquier malote. ¿Para qué nos sirven tanta tecnología, si en realidad nuestras vidas penden de un hilo? País de pandereta... eso sí, no lleves espuma de afeitar en un bote grande, que te lo quitan.
Por cierto, no puedo evitar decírlo... la robótica educativa es la bomba, ¿verdad? en otro artículo, profundizaré sobre esto.
Gracias por su atención. Ya pueden continuar con lo que estaban haciendo.
All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly