Return to site

21.- La clave está en... tu dedo

...o cómo aún pensamos en modo medieval

Nos ocurre constantemente. Vamos dando pasitos en el uso de la tecnología, pero lo hacemos a trompicones, porque muchas veces damos esos pasos en una dirección (hacia lo moderno, por explicarlo de algún modo) pero pensando del mismo modo que hace 500 años. Dicho de otra manera... "digitalizar un proceso" no consiste únicamente en hacer con un teclado lo que antes hacíamos con un bolígrafo. Es necesario darle un enfoque más global al asunto. Me explicaré.

Esta historia que cuento a continuación le pasó a un amigo de un amigo de un amigo... ya sabes. Vamos, que no intentes pensar que me ha pasado a mí o a alguien de mi entorno próximo, que luego todo se sabe.

Resulta que un matrimonio tiene dos hijos, uno de 9 añitos y otro de casi 14. El mayor ya tiene su llave de casa, para cuando llega pronto de clase, o sencillamente para cuando quiere entrar y salir en verano, durante el día. Es un crío formal (me comenta el amigo del amigo de mi amigo). El caso es que hace un par de semanas ¡¡Oh maldición!! dice que ha perdido la llave de casa. Drama familiar, bronca a la criatura y reacción de la madre: hay que cambiar la cerradura inmediatamente. Por supuesto, por otra igual.

El amigo del amigo de mi amigo plantea que, ya de cambiar, en lugar de gastar 70 €, se gasten 150 €, para poner una cerradura que funcione contra huella dactilar, es decir, una cerradura que memorice las huellas de los dedos de los 4 de casa (por ejemplo) y de algún familiar de confianza... Estas cerraduras, además de llevar unas baterías que duran 5 años, tienen sistema alternativo de apertura (código, incluso llave que se puede dejar guardada en otro domicilio, o en el coche...). Además, NO sería una cerradura conectada a Internet (ya salió el famoso IoT) y permitiría saber "cuándo ha entrado quién"... esto supondría que al niño nunca se le va a perder la llave, ni se la van a robar, ni se le va a perder en la playa o en la piscina, ni....

¿Respuesta de la esposa, y por extensión, del grupete de amigos del amigo de mi amigo? NOOOOOOOOO.... eso es una locura / bobada / ultra-modernez.... todo eso junto y al mismo tiempo, jajajaja.... Y lo más sorprendente, son mentes pre-claras, eminentes en sus campos, personas muy inteligentes y muy preparadas, con la mente abierta y muy de hoy en día. El amigo este, alucinaba.

¿Y digo yo... digo... el amigo del amigo de mi amigo...¿acaso no tenemos coches que se abren automáticamente cuando nos acercamos a ellos con su tarjeta? ¿que no tenemos que introducir nada, pues basta con pulsar un botón y ya arrancan? ¿que con sólo pasar el pie por debajo del maletero, este ya se abre automáticamente ? (para cuando vienes cargado con bolsas y eso...) Esto es... damos por GENIAL aplicar ciertas tecnologías a determinados ámbitos de la vida, pero en cambio en otros, nos crea disrupción, y lo rechazamos.

Hace 30 años en la inmensa mayoría de las casas de mi barrio no había ni microondas ni cocinas de inducción. Ama (aita no, eran otros tiempos) calentaba la leche por la mañana con un cazo, al fuego. 30 años. Aita conducía (ama no, eran los mismos tiempos) un coche de gasolina y subía y bajaba las ventanillas a mano. 30 años. Raro era lo del gasoil y no existía lo del "híbrido" o "eléctrico". Qué cosas, oye. igualito que hoy ¿verdad?

A lo mejor dentro de 30 años esto de las cerraduras también ha cambiado. Hoy ya veo que no, al menos para las casas, es posible que en algunas oficinas... Eso sí, en los teléfonos móviles lo queremos todo, e incluso ya pagamos con NFC que también va con nuestro Smart Lock y nuestra huella pre-configurada... pero no nos salgamos de eso, que es una locura (modo ironía-on). Y nos venden como avance que las próximas tarjetas MasterCard irán con sensor de huella dactilar. A ver... ¡¡que nos queremos tarjetas!! que nos sobrarán... que queremos que con nuestra huella sea suficiente ¿tan difícil es de entender? No quiero tener que mantener (cuidar, custodiar, etc...) más cacharros (una tarjeta al fin y al cabo es como una llave, un cacharro, que puedo perder y me lo pueden piratear).... en fin...

 

Seguimos con el esquema de "las puertas de la edad media" en nuestras cabecitas. Y mientras tanto, queremos que nuestros hijos se eduquen para vivir en el futuro, mientras en el presente aún razonamos como en el pasado.

Gracias por su atención. Ya pueden continuar con lo que estaban haciendo.

Extra: la llave apareció, en un recóndito rincón de la leonera del crío (adolescente...) así que, ¡¡cómo no!! esa cerradura sigue intacta, con su bombín convencional. Por los siglos de los siglos, a ver.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly